ETICA Y SINDICALISMO

Una sociedad que carece de valores éticos, es un barco a la deriva, irá de un lado para otro sin rumbo, sin destino, donde el viento la lleve. Lo mismo ocurre con las personas que no poseen unos comportamientos basados en criterios éticos.

Lo que estamos viviendo en la sociedad española actualmente, es toda una imagen, de lo que es y significa el comportamiento de una parte de esta sociedad, carente de principios éticos. Roban a más no poder, abusan de los débiles, engañan, utilizan la fuerza para dominar, con el fin de conseguir sus objetivos: enriquecerse.

Utilizan los cargos públicos para hacer de la corrupción las pautas de comportamiento de la sociedad, hacen las leyes a su medida, para tener a las personas sometidas bajo su imperio: de injusticia y corrupción, lesionando la dignidad de las personas.

En el mundo laboral que nos toca vivir, esta situación, no es ajena, el sistema que domina el mercado de trabajo, impone sus condiciones: sumisión y explotación de las personas.

Los gobiernos de turno colaboran aprobando leyes laborales que le dictan los capitalistas, los ricos, los poderosos, los que se adueñan de lo que producimos, a costa de nuestros derechos y nuestros salarios.

Las organizaciones sindicales son herramientas esenciales para LUCHAR contra los poderosos para eso fueron creadas y, ese es su motivo de existencia, defender los intereses de la clase trabajadora.

Pero no siempre su comportamiento se corresponde con ello, y no todos los sindicatos tienen el mismo comportamiento ni tienen los mismos ideales, la historia presente está llena de ejemplos.

Los empresarios tratan por todos los medios de anular la labor de los representantes sindicales. La represión es el arma que suelen utilizar (el palo) con aquellos que mantienen las posturas más combativas y responsables defendiendo los objetivos que los trabajadores/as les han encomendado.Otra de las tácticas empleadas por los empresarios es (la zanahoria), para neutralizar a ciertos representantes sindicales, el premio dependerá de la afinidad con el interés empresarial. Los empresarios emplean sus estrategias y su dinero para comprar la voluntad y honestidad de ciertos sindicalistas.

Los empresarios no regalan nada, las prebendas, los regalos, los privilegios, que reciben algunos sindicalistas, es a cambio de concesiones en los derechos laborales, esas concesiones se ponen de manifiesto todos los días, pero en especial cuando se negocia un convenio, expedientes , etc. es en estas situaciones, cuando se ve más claro, como algunos sindicatos tiran por tierra los intereses de sus votantes y todo ello por recibir un trato de favor y privilegios incluso personales, como pago a los servicios prestados.

Con ese tipo de hacer “sindicalismo” es normal que a menudo nos enteremos de casos de algún sindicato o sindicalista que haya recibido un trato de favor en compensación a su labor de colaboración con el empresario. En estos días se comenta en la fábrica y parece ser que hay datos, de que más de un representante sindical pertenecientes a Peugeot-Citroën Centro de Madrid, han sido obsequiados, con un trato de favor y de privilegio por el cargo que ocupan como representantes sindicales.

Ante tal situación, no estaría de más que los delegados implicados y el sindicato al que pertenecen, diesen una explicación de lo sucedido, y si tienen que rectificar que lo hagan, aunque solo sea por el sindicalismo, o para que no se les compare con las tramas corruptas que tan de moda están en estos tiempos, campando a sus anchas como si aquí no pasase nada.

En CGT sabemos que detrás de cualquier avance, de cualquier derecho, de cualquier progreso o conquista social siempre ha estado el sindicalismo. Los trabajadores/as lo sabemos. Sin él el mundo no hubiera avanzado ni en derechos, ni en igualdad, ni en progreso como lo ha hecho. El sindicalismo de clase y combativo, como el practicado por CGT, ha sido y será siempre el motor de las transformaciones sociales, ha sido el instrumento que hemos tenido y tenemos los trabajadores/as para intentar equilibrar el poder del capital. CGT estamos en la orilla del río donde están los trabajadores/as, pero otros, cada vez se encuentran más cómodos en la orilla donde está la patronal, desprestigiando con sus maniobras la labor sindical.

Vale más vivir con dignidad, ética y honradez, que venderse al poder del dinero.

POR UN SINDICALISMO HONESTO, SOLIDARIO Y COMBATIVO

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Especial ALENZA, Secciones sindicales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s